NAVEGAR A VELA POR LA COSTA DE MURCIA Y ALMERIA

Estos últimos años he descubierto una nueva forma de viajar y disfrutar viajando; en velero. En las primeras travesías estoy integrando conceptos básicos, aprendiendo a llevar el timón, a orientarme, a entender como funcionan las velas, y a conseguir no marearme sin tomar pastilla alguna. Quien sabe, igual en un futuro estoy preparada para dar la vuelta al mundo en un velero.

La semana pasada zarpamos del puerto base en Garrucha (Almería) rumbo Alicante con el fin de ir adquiriendo experiencia. El enrollador de la vela del barco da problemas a la hora de sacarla y teníamos pensado llegar hasta Cartagena (unas 47 millas desde Garrucha) en el primer día de navegación y hacer noche en el puerto del Club de Regatas. Ya habíamos ido el año pasado y el puerto está muy bien, con acceso al centro de la ciudad y un club con una piscina estupenda para nadar.
Comprobada la previsión del mar y revisados los niveles de aceite y líquido refrigerante, salimos de Garrucha a media mañana navegando rumbo 58º, llegando a Cartagena a última hora de la tarde. Teníamos viento de levante de hasta 1 metro de ola y tuvimos que navegar a motor dado que el viento venía por la proa. Sacamos la mayor para estabilizar un poco el barco.
Otras veces que hemos navegado por esta zona hemos llegado a ver delfines y un pez luna, pero sabemos que a veces también se pueden ver ballenas. A mitad de camino vimos moverse algo grande en la proa del barco y pensando que era una ballena detuvimos el barco. No vimos ballena alguna pero fue todo un espectáculo ver saltar a 3 o 4 atunes de por lo menos metro y medio.
Una vez en Cartagena y tras conocer a nuestros interesantes vecinos, que venían de la Línea de la Concepción con rumbo a las islas Baleares para pasar un mes de cala en cala, llamamos al técnico para quedar al día siguiente con él. Revisada la vela, nos recomendó cambiarla puesto que tiene muchos años y está abombada.
El estado del mar no nos permitió abandonar Cartagena hasta dos días más tarde por lo que aprovechamos para hacer turismo (podéis ver mi post sobre Cartagena) y descansar en la piscina del club.
De Cartagena a Alicante hay un total de 60 millas por lo que salimos temprano del puerto. Nos volvió a pasar lo mismo que en el trayecto anterior, el viento era de levante por lo que tuvimos que navegar a motor. Pasamos por el Parque Regional de Calblanque y empezamos a ver pequeñas calas y playas naturales como playa larga o Calblanque. Al acercarnos a Cabo de Palo había mar cruzada y el mar estaba algo más agitado.
Una vez pasado Cabo de Palos izamos la vela mayor y como el barco se balanceaba mucho, sacamos el génova, mejorando la navegación al estabilizarse el barco. Apagamos el motor y navegamos plácidamente en rumbo de ceñida durante más de dos horas con un viento aparente de unos 16 nudos. 
Se nos hizo tarde para llegar hasta Alicante por lo que decidimos quedarnos en Torrevieja, habiendo navegado 38 millas desde Cartagena. Al acercarnos a la bocana del puerto de Torrevieja encendimos el motor para aproarnos y recoger vela pero comenzó a sonar un pitido intenso que provenía del motor. Era la alarma del motor, lo apagamos y llamamos al Puerto de Torrevieja para que viniesen a remolcarnos. La entrada de un carguero en el Puerto hizo que la llegada del marinero se demorase más de 30 minutos que se me hicieron eternos por el balanceo del barco, que quedaba a la deriva.
Por la mañana, desde el servicio mecánico “Óscar Volvo Penta” nos remolcaron hasta su taller donde tienen su propio pantalán, en el Varadero Salinas, uno de los 3 puertos que hay en Torrevieja. Los técnicos que arreglaron el barco nos explicaron que sufrimos un calentón en el motor porque se paró el sistema de refrigeración del motor al romperse la turbina, que es la encargada de hacer circular el sistema de refrigeración. A consecuencia de ello, también se quemó el tubo de escape. Tuvimos que esperar un par de días hasta que llegó una de las piezas del tubo, el waterlock. 
Marina Salinas es otro puerto próximo al RCNT, pero tiene el acceso al pueblo un poco más alejado, es más barato que el Real Club Náutico de Torrevieja y a mi personalmente me gustó más. Tiene una zona de restaurantes y bares con piscina.
Reparado el barco, zarpamos rumbo Cartagena, pero salimos un poco tarde porqué hubo que esperar la pieza del motor y decidimos, para no tener que navegar por la noche, hacer noche en San Pedro del Pinatar. Para evitar marearme, tomé el timón nada más subir al barco y no lo deje hasta llegar a San Pedro del Pinatar. Tardamos cerca de dos horas en llegar, navegamos la mayor parte del trayecto a vela con buenas condiciones de mar.
El puerto de San Pedro del Pinatar es pequeño y el Club náutico es un sitio bastante tranquilo, se encuentra a unos 4 km del pueblo pero tiene algunos sitios donde cenar y una piscina. En toda la semana, fue la única noche que dormimos del tirón sin mosquitos ni ruidos de discotecas. Un puerto tranquilo.
Al día siguiente pusimos rumbo a Garrucha. Teníamos por delante 75 millas, así que madrugamos y zarpamos poco antes de las 7:00 am rumbo hacia Isla Grossa. Navegamos a vela con viento de levante de unos 15 nudos de viento aparente navegando a un través. Pasamos entre Isla Grossa y el Farallón y continuamos rumbo hacia Cabo de Palos.  Al dejar Cabo de Palos, continuamos navegando a vela hasta Cartagena. Hicimos una media de unos 6 nudos de velocidad alcanzando en algunos momentos más de 7 nudos. Una vez dejado Cartagena, para continuar rumbo a Garrucha el viento nos venía justo por la popa, así que decidimos quitar las velas y poner el motor para poder hacer rumbo directo. Llegamos a Garrucha a las 21:30. Navegamos durante 14 horas, a los que temía un poco por que hasta ahora no había pasado tanto tiempo en el barco, pero he de reconocer que me encantó, aprendí y disfruté un montón.

No te pierdas el video con imágenes que grabamos navegando a vela por la costa murciana y almeriense!


Written By
More from Valeria

SUIZA: El castillo de Chillon

A pocos kilómetros de Montreaux, ciudad famosa por que allí se realiza...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *