AUSTRALIA: Viaje, datos prácticos e impresiones

Viaje
Este viaje lo realicé con una amiga como mochileras hace 9 años. Estuvimos viajando durante 1 mes por la costa este de Australia.
Cuando llegamos a Sydney no teníamos nada planeado ni reservado, todo fue improvisación. Finalmente este fue nuestro itinerario:
          Vuelo Madrid-Londres-Kuala Lumpur-Sydney (2 días)
          8 días en Sydney
          Vuelo directo Sydney-Cairns. 9 días en Queensland (Cairns, Port Douglas y Cape Tribulation)
          Vuelo directo Cairns-Alice Springs. 5 días en Alice Springs, Uluru y King’s Canyon 
          Vuelo directo Alice Springs-Darwin. 6 días en Darwin y Kakadu National Park 
          Darwin-Kuala Lumpur (con escala de 3 días en las playas de Penang)-Londres-Madrid

Algunos datos utiles a la hora de viajar a Australia
– La moneda del país es el dólar australiano. Se puede ir a cualquier sitio con tarjeta de créditos y hay cajeros en todas las zonas urbanas.
– La diferencia horaria varia en cada zona del país; en Australia Occidental 8 horas +GMT, Australia del Sur y Territorio Norte 10:30 horas +GMT, Nueva Gales del Sur, Victoria, Tasmania y Queensland, 11 horas +GMT.
– En cuanto a la religión, un 70% de la población es cristiana. El resto son católicos y anglicanos. En menor porcentaje se encuentran los judíos, musulmanes y budistas.
– Para viajar dentro del país, la principal línea aérea es Qantas. Las carreteras son buenas (se conduce por el lado izquierdo) y es fácil encontrar oficinas de alquiler de coches.
– Es un país seguro aunque yo evitaría ciertas zonas urbanas de noche por que los aborígenes borrachos no suelen ser especialmente agradables con el visitante. Lo mejor, tratarlos con respeto.
– Australia está llena de cocodrilos y de serpientes venenosas, las playas tienen carteles que avisan del peligro.
– Los únicos canguros que vi en todo el viaje fueron en el zoo de Kuranda aunque se ven carteles en las carreteras de precaución al ser corriente que las crucen.
– La mejor época por el tiempo es viajar en nuestro verano (cuando es invierno allí) por que las temperaturas son más cálidas.

 Impresiones
Australia es un país hospitalario, la gente es agradable, sonriente (con su “good day” a todas horas), amable y siempre dispuestos a ayudar.
Conocí una parte muy pequeñita de Australia pero me quedé fascinada con las playas salvajes del noreste, en Queensland, y con la Gran Barrera de Coral. Me resultó un país seguro, fácil para viajar y bien preparado para todo tipo de turismo, en especial el turismo mochilero o para la gente que quiere conocer y recorrer un país trabajando en él (granjas, pubs, hostales de backpackers y hostelería en general).
Pero lo que más me llamó la atención de Australia fue ver tanto aborigen descolocado. Mi primer encuentro con uno de ellos fue en Cairns; una adolescente haciendo botellón en un parque, quien al ver como la observaba me espetó a gritos mientras se tambaleaba; “what the fuck are you looking at?”. Mi segundo encuentro, en Alice Springs fue bastante más demoledor; por todas partes se veían grupos de aborígenes alcoholizados y vestidos como auténticos pordioseros tirados en la calle mientras se veían tiendas donde se vendía su arte y propaganda de excursiones para el turismo a las reservas.
Tras varias conversaciones con australianos acerca de los aborígenes llegué a la conclusión de que los australianos hacen responsables a los aborígenes de su marginación, todos coincidieron en que si están así es por que no se quieren integrar en la sociedad y que el Gobierno ya les ha hecho hueco al pedirles perdón por lo que se les hizo, devolverles su tierra (aunque sigo sin entender en que consiste ese acto, o igual es que es algo simbólico) y asignarles un subsidio (que no les da ni para hacer botellón).
Dejando el tema controvertido de los aborígenes al margen, he de decir que mi sueño de conocer Australia no se cumplió del todo por que me quedó por visitar Melbourne, Tasmania, mil sitios más y sobretodo su país vecino; Nueva Zelanda. Y por lo poco que he conocido de Australia y dejándome llevar por las emociones e impresiones de un viaje de poco más de un mes, lo incluyo en mi lista de países donde no me importaría vivir una temporada.
Written By
More from Valeria

ZAMORA: Del Monasterio de Moreruela a las Lagunas de Villafáfila

En el viaje de vuelta a Madrid desde Braganza y Puebla de Sanabria...
Read More

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *